EL  NIÑO  MALO  Y  POBRE

 Había una vez un niño llamado Juan que vivía en un ranchito cerca de laguna del Valle sus padres se fueron y no volvieron nunca ellos estaban en la Provincia de Jujuy en Volcán el se entero por un vecino el necesitaba la ayuda de sus padres porque nadie le creían que vivía porque era malo

El se dijo voy a Volcán a buscar a mis padres y salio un día Viernes pero el no sabia que existía el DUENDE, el se fue caminando, camino, camino por la ruta y el quería que alguien lo llevara hasta Volcán porque ya se canso.

Nadie le quería llevar hasta que un vehículo lo alzó pero era el DUENDE y el duende le dio 100 $ el niño, luego el duende le digo enterrá esa plata que te di –el niño dijo- .Gracias por la plata pero no lo quiero enterrar.

Entonces el DUENDE se lo llevo –el niño no le grito- no me lleve a ninguna parte grito y entonces el DUENDE cerro, las puertas del auto y el niño no pudo salir.

-No me lleve lejos porque soy ciego y pobre necesito la ayuda de mis padres

El DUENDE después se transformó en una bestia con manos de vaca bueno pero era un monstruo y luego el niño le pego al DUENDE y salio del auto, estaba cerca de Volcán y luego le contó, toda la verdad como había llegado con la ayuda de algunas personas les dijo porque me abandonaron y sus Padres le contaron porque le abandonaron.

7º Grado


LOS DUENDES DE MI BARRIO

Había una vez en un barrio ubicado en el pequeño y hermoso pueblo llamado Chilcaguada en el que vivía un niño llamado Juan, tenia solo 12 años, era muy travieso. De lo travieso que era una noche cuando resplandecía la luna salio de su casa.

Al caminar por la calle vio que en el lote vació se movía una sombra, fue a ver que era esa sombra pero se llevo una gran sorpresa se encontró con tres traviesos duendes que querían asustar a la gente. El mayor se llamaba Jacinto.


Coplita norteñita

Esta cajita que toco

Tiene boca y sabe hablar

Solo le falta los ojos

Para ayudarme a llorar


Atrás